ODS17. EAE Business School y CEAPI presentan su estudio ´Sostenibilidad y Tendencias de RSC en Iberoamérica 2020´ | Corresponsables.com Ecuador
ISO 26000:
 Gobernanza
Grupos de interés:
 Mundo Académico
Sectores:
 Asociaciones y Colegios Profesionales,  Universidades y Centros Formativos

ODS17. EAE Business School y CEAPI presentan su estudio ´Sostenibilidad y Tendencias de RSC en Iberoamérica 2020´

El informe desvela que las empresas en Latinoamérica alcanzan un promedio mayor al 50% de sus acciones en aspectos sostenibles

30-04-2021

EAE Business School y CEAPI desarrollado el I Observatorio sobre ‘Tendencias en RSC y Sostenibilidad en España y América Latina", en el que se observa cómo las empresas adaptan sus estrategias de negocio con la idea de crear valor compartido más allá de la revisión de estados financieros y se evidencia un compromiso por trabajar de forma conjunta en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. 
 

En el escenario actual, la responsabilidad social pasa a ser una ‘obligación’ moral y ética, así como una ‘necesidad’ para ser resilientes a medio y largo plazo. Según datos arrojados por este estudio, un 83% de las empresas iberoamericanas con más de 1 billón de facturación cuentan con un departamento específico dedicado exclusivamente a impulsar iniciativas de RSC. Asimismo, un 68% de las empresas participantes considera que entre sus objetivos más importantes se encuentra “atender mejor las expectativas de los grupos de interés”, expectativas que se pueden presuponer en los dos terrenos de trabajo de contribuir a la sociedad y proteger el planeta, con una mayor incidencia del primero (67%) que del segundo (41%).

La RSC y la Sostenibilidad suponen un marco de colaboración empresarial sin igual entre las empresas iberoamericanas, el 99% de las cuales no solo están dispuestas a enrolarse en proyectos responsables liderados por proveedores u organizaciones más pequeñas, sino que reconocen un grado casi total de apertura (95%) a colaborar con empresas de la competencia en pro del bien común y la preservación del medio ambiente.

 

Caso de éxito en Ecuador

La sociedad exige a las instituciones públicas y privadas un mayor compromiso con el entorno y la biodiversidad. Esto ha permitido que los planes de RSC cuenten con iniciativas concretas destinadas a la preservación y protección del medio ambiente, el compromiso social, la lucha contra el cambio climático y la producción sostenible. El estudio refleja que en el caso de Ecuador por ejemplo, junto a Colombia, están las empresas que mayor importancia dan a atender las expectativas de los grupos de interés con un porcentaje superior al 80%.

Un caso de empresa responsable se muestra a la compañía Azucarera Valdez, empresa agroindustrial del Consorcio Nobis, que apostó por un cambio en su estrategia de negocio al invertir en proyectos sostenibles como la cogeneración eléctrica a partir de bagazo y el ahorro de agua en los cultivos de caña de azúcar. El éxito del caso Valdez se basa en la comunicación, difusión y socialización de sus prácticas. Crear consciencia social y medioambiental es una forma de marcar ejemplo: ayuda a inspirar a otras empresas y fomentar la participación y emprendimiento de jóvenes en el ámbito sostenible.

“Queremos demostrar a las generaciones futuras que el equilibrio sostenible es posible. A través de programas de concienciación en escuelas, colegios y universidades, invitamos a conocer nuestro caso, evidenciando cómo las grandes empresas pueden velar por la sostenibilidad y establecer esta decisión dentro de los pilares estratégicos de su negocio”, expresa Paula Chacón, Directora de Sostenibilidad de Valdez. 

Sobre la iniciativa ecuatoriana Rebird Project – AVEZ

A partir del 2008, Azucarera Valdez dejó de utilizar insecticidas para el control de sus plagas en la producción de caña de azúcar, con el objetivo de mejorar la rentabilidad del negocio, la salud de los trabajadores y del entorno natural. Este control biológico permitió restablecer el equilibrio del ecosistema al restaurar la cadena trófica, lo que generó el retorno de más de 130 especies de aves, las cuales habían encontrado un nuevo hogar para alimentarse, refugiarse y reproducirse en los predios de Valdez. 

“Evitamos el uso de insecticidas que pueden contaminar el agua y el suelo, además de ser un componente importante para la salud de nuestros colaboradores y consumidores, ya que no se encuentran expuestos a la manipulación o consumo de un producto que atente en contra de su salud. Desde el punto de vista económico, el proyecto demostró que la agricultura sostenible es rentable, ya que el costo de control biológico es de $0,50 por hectárea frente al costo de control químico de $1,2 por hectárea”, afirma Bryan Guevara, especialista agrícola de Consorcio Nobis. 

Con esta perspectiva, la organización podrá en el futuro cercano consolidar su visión de sostenibilidad alineada a la estrategia de marketing, donde la empresa, los colaboradores, el medio ambiente y la sociedad sean todos ganadores. La voluntad de apostar por la coexistencia con el ecosistema como un pilar fundamental de la estrategia de negocio ha convertido a Azucarera Valdez en un caso de éxito ecuatoriano que motiva a las futuras generaciones a orientar el negocio hacia el desarrollo sostenible.