“La ética empresarial y la sostenibilidad son el camino y el ejemplo de que las empresas pueden ser rentables” | Corresponsables.com Ecuador

“La ética empresarial y la sostenibilidad son el camino y el ejemplo de que las empresas pueden ser rentables”

15-04-2016
Walter Daniel Javier, director de Calidad y RSC de la Confederación Mundial de Negocios, WORLDCOB
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

¿Por qué y cómo han incorporado la RSE en el desarrollo estratégico de la organización?

Desde hace ya muchos años comprendimos que la ética empresarial y la sostenibilidad son un camino y ejemplo que muestra que las empresas pueden ser rentables y al mismo tiempo no solo cumplir con la ley, sino ser además líderes en la construcción de un mundo mejor. Nos comprometimos entonces con el Pacto Global de Naciones Unidas a ser una organización socialmente responsable y además a promocionar la RSE desde nuestra posición estratégica. Hemos participado activamente en el Pacto Global a nivel mundial representando a nuestros miembros y también a la U.S. Network; en GRI como Organizational Stakeholders; en FAO para los principios de buenas prácticas y en todos los foros mundiales por la RSE.

Desde entonces hemos desarrollado una Norma certificable de RSE (WORLDCOB-CSR:2011.3) que tiene ya cerca de 300 empresas certificadas o en proceso en el mundo y hemos venido realizando Encuentros de RSE gratuitos en distintos países. Si los empresarios queremos que nuestra empresa sea sostenible en el tiempo, hay que tener este punto de vista de responsabilidad e integrar la sostenibilidad en la gestión.

 

Siendo el responsable de Calidad y Responsabilidad Social Corporativa de WORLDCOB , organización internacional con presencia en Latinoamérica ¿Cómo evalúas la implementación de la Responsabilidad social y la sostenibilidad en américa latina?

Es bien desigual, hay países que el tema está muy fuerte, el empresariado está muy interesado, hay una demanda que viene del mismo empresario. Por otro lado, los Gobiernos a veces hacen declaraciones que después no se terminan por concretar. Por ejemplo incluyendo en sus leyes  la búsqueda de beneficios concretos. Pero ahí quedo, así en varios lugares. También tenemos países como México o Colombia, donde realmente es impresionante lo bien que anda allí la Responsabilidad Social con un compromiso por parte de las universidades, por parte de los empresarios de hacer las cosas bien. 

 

¿Qué momento vinculado a la RSE destacaría del último año?

A nivel general creo que los momentos a destacar son el lanzamiento de los (17) Objetivos de Desarrollo Sostenible que vienen a continuar los Objetivos del Milenio y la Cumbre ambiental en París que marca un hito histórico cerrando el año.

 

¿Cuál ha sido el principal logro de su organización en materia de RSE en el último año?

En lo personal la rica experiencia de trabajar durante el 2015 con The British Standards Institution en la revisión de la 3ª versión de nuestra norma. Es el cuerpo de normas de Reino Unido, el más antiguo y prestigioso del mundo, co-creadores de la ISO 26.000. Trabajé con un equipo de BSI liderado por Laura Bolin para editar la norma, de acuerdo a los más elevados estándares internacionales, y hoy WORLDCOB está orgullosamente lanzando esta 3ª versión, con éste valor agregado.

Además en 2015 organizamos  talleres de RSE exitosos en México, Uruguay, Bolivia, Perú, Colombia, Ecuador y participamos en otros en Honduras y Costa Rica. Participaron en suma más de 1.200 personas en su gran mayoría empresarios. 

 

¿Qué se ha hecho en esta tercera revisión de la norma WORLDCOB-CSR: 2011.3?

Se mejoró en cuanto a que es una medición que se basa en los más altos estándares internacionales, se ha mantenido la forma que permite ir certificando en capítulos. Hicimos un capítulo laboral, un capítulo ambiental y un capítulo para lo externo de la empresa y las empresas pueden empezar por allí, con el compromiso de seguir trabajando porque la RS es algo que debe ser contemplado en forma holística en la empresa, es decir, tiene que ser algo que abarque la totalidad de la empresa. No se puede estar bien en algo y muy mal en lo otro, hay que estar bien en todo.

 

¿Cuáles son los principales proyectos que tienen previstos para este año?

Para este año tendremos siete Encuentros de RSE gratuitos, que por primera vez estaremos coorganizando con las más prestigiosas Universidades para colaborar en la vinculación de la Responsabilidad Social Universitaria y la Responsabilidad Social Empresarial a través de la extensión y la transferencia de conocimientos. Así colaboramos a generar un espacio de promoción, discusión y creatividad, que es funcional a los objetivos públicos y a la creación de valor para todos.

Tendremos también 3 grandes eventos mundiales, en Washington, en Mónaco y en Marruecos para nuestros miembros donde los más destacados recibirán el premio empresarial THE BIZZ AWARD 2016, que otorga nuestra organización, en reconocimiento a la excelencia empresarial.

 

¿Qué noticia sobre la RSE le gustaría escuchar en 2016?

Que finalmente los gobiernos, como estrategia de estado, establezcan beneficios concretos para las empresas socialmente responsables (especialmente las PYMES), promocionen y faciliten la RSE, y cumplan con su deber de controlar eficientemente a nivel ambiental. Se debe y se puede y como ejemplo pongo al Gobierno Autónomo de Extremadura en España con quienes tenemos un convenio de homologación de nuestra norma de RSE.

 

¿Cómo crees que se pueden concretar acciones por parte de los gobiernos?

Creo que los gobiernos con respecto a la Responsabilidad Social tienen distintas formas de actuar. Como facilitadores, es decir tienen que ayudar a que el tema en las empresas se difunda y haya acceso. Por otro lado, lo principal que deben hacer es dar el ejemplo en las empresas públicas. Los gobiernos tienen realmente que controlar, dar el ejemplo y dar el ejemplo con las empresas públicas y encontrar beneficios para premiar a las empresas. Los gobiernos pueden dar puntos extras en las licitaciones públicas, pueden dar algunos beneficios concretos, deben entender que las empresas que son socialmente responsables son funcionales a los objetivos públicos, son grandes aliados para lo que los gobiernos quieren: más y mejor calidad de trabajo, inclusión, cumplimiento legal, compromiso con el ambiente y otros.