Los bosques ocupan apenas un treinta por ciento de la superficie terrestre del planeta | Corresponsables.com Ecuador

Los bosques ocupan apenas un treinta por ciento de la superficie terrestre del planeta

20-03-2019
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

Los bosques ocupan apenas un treinta por ciento de la superficie terrestre del planeta y han ido decreciendo en las últimas décadas. Según datos de la Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales (FRA), coordinada por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), el porcentaje de tierras forestales pasó del 31,6 % en 1990 al 30,6% en 2015.

En los últimos años el ritmo de pérdida se ha ralentizado, y aunque esto podría parecer una buena noticia, «en parte es normal, porque también queda menos superficie por destruir», asegura Félix Romero, profesor de EOI Escuela de Organización Industrial, responsable de Desarrollo de la Cadena de Valor en FSC Internacional y experto en gestión de los recursos naturales. «De manera global, seguimos perdiendo superficie forestal. En cantidad y en calidad», advierte.

En la víspera del Día Internacional de los Bosques, Félix Romero recuerda que «sin bosques, no hay vida, o al menos quedaría muy menguada». Tres cuartas partes de la biodiversidad terrestre depende directamente de ellos, así como la supervivencia de más de mil millones de personas que encuentran en las superficies forestales su fuente directa de alimentos, medicinas tradicionales y combustibles.

Romero es autor de la novela El árbol de los pigmeos, en la que aborda justamente el papel de los bosques en la vida de los pueblos indígenas de África central y las amenazas de los mercados de la madera, la tala ilegal y la caza furtiva. En su opinión, «es necesario que nuestras políticas económicas consoliden el relevante papel que tienen los bosques en una economía verde y circular, libre de carbono y basada en el uso de recursos renovables. Esta nueva economía es cada vez más necesaria si queremos revertir el cambio climático y frenar también el impacto del inminente crecimiento demográfico global: hoy somos 7.600 millones de personas y seremos 10.000 millones en 2050», resalta.

«Necesitamos políticas públicas y privadas que valoren el capital natural que nos queda, que las cuentas públicas y las políticas de responsabilidad corporativa contabilicen los servicios que los bosques aportan a la sociedad y que estos sean reconocidos con un modelo fiscal acorde a esa necesidad de conservación biológica», asegura este profesor de los programasespecializados en gestión medioambiental y desarrollo sostenible de EOI. «Necesitamos convertirnos urgentemente en una sociedad que no malgaste recursos no renovables −petróleo, por ejemplo− y que utilice prioritariamente recursos renovables, entre ellos
productos forestales −madera, papel, corcho, látex, resinas− extraídos de manera social y ambientalmente responsable», concluye Félix Romero.