Pequeños productores aumentan sus medios de vida un año después del terremoto | Corresponsables.com Ecuador

Pequeños productores aumentan sus medios de vida un año después del terremoto

19-04-2017

El sismo golpeó particularmente a la provincia de Manabí, una de las regiones más habitadas del país, cuyas comunidades dependen en gran medida de la agricultura y la pesca.

"Cada construcción antitécnica, cada incremento de pisos sin supervisión, cada ahorro en materiales, nos pasó factura aquel 16 de abril de 2016. Ocasionando 671 fallecidos y más de 241.000 afectados; fue sin duda una de las emergencias más grandes que ha vivido el país en las últimas décadas", recuerda Nury Bermúdez, oficial de Respuesta a Emergencias, Gestión de Riesgos y Medios de Vida del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Ecuador.

"Esta emergencia rebasó las capacidades de atención y evidenció que se requiere fortalecer la preparación, prevención y recuperación para hacer frente a eventos adversos de gran magnitud. A pesar de esta realidad, una red de solidaridad nacional e internacional se activó para ayudar y ocuparse de la emergencia. Las entidades de gobierno se encargaron de múltiples frentes y territorios que requerían atención inmediata. Las organizaciones de la sociedad civil estuvieron también presentes coordinando, gestionando y acompañando a quienes más lo necesitaban. El mandato humanitario de atender a las personas de manera integral, se hizo una realidad", agrega.

En Charapotó, una ciudad de la misma provincia, un grupo decidió formar una asociación agrícola para insertar mejor sus cultivos en nuevos mercados. Y están decididos a no darse por vencido.

Con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Gobierno Autónomo Descentralizado (GAD) de Manabí, Charapotó rehabilitó su infraestructura comunitaria productiva, bajo el enfoque de recuperación temprana, con el fin de asegurar los medios de vida de la población. Así, 300 productores de arroz y sus familias se beneficiaron de la reparación de un canal de riego.

Más del 64% de la producción agrícola de Ecuador la realizan pequeños productores, pero sus ingresos no suelen exceder los $193 mensuales. Esta es la realidad de muchos de los habitantes de Charapotó, quienes se dedican al cultivo de arroz, cacao, cebolla y otros productos.

Muchos de los agricultores venden sus productos a través de intermediarios, quienes tienen enlaces con grandes empresas y acceso a medios de transporte y almacenamiento. Los pequeños productores pueden volverse dependientes de estos intermediarios, quienes tienen control sobre los precios.

"Lo que queremos como asociación es comercializar directamente. Que no haya un intermediario, que es el que se lleva todos los beneficios", dice Francisco, el líder de la comunidad. Para ello necesitan el conocimiento y las herramientas que les permitan hacer sus productos más competitivos.